top of page

El Aspecto Dual de Lilith



De todos los motivos de la mitología judía, ninguno, aparte del Mesías, permanece tan vívido hasta el día de hoy como el mito de Lilith. Ella ocupa un lugar central entre las imágenes demoníacas del judaísmo porque es, con mucho, la figura más distintiva entre los numerosos espíritus malignos de esta religión. Originalmente, Lilith era una diosa arcaica que, en su primera aparición en la tradición histórico-religiosa, presentaba un solo aspecto: el de una terrible diosa-madre, lo que viene a ser el alma oscura de la humanidad. Sin embargo, este personaje cambió en el curso del desarrollo del mito. A más tardar en la época de las tradiciones talmúdico-rabínica y greco-bizantina, Lilith había adquirido un extraño aspecto dual. Dependiendo de si se enfrenta a un hombre o a una mujer, se hace más evidente uno u otro lado de ella. Frente a un hombre, el aspecto de la puta divina o, psicológicamente hablando, el del ánima seductora, cobra más protagonismo. Para una mujer, sin embargo, presentará sobre todo el aspecto de la madre terrible. Como figura del ánima, Lilith intenta seducir no solo al primer hombre, Adán, sino también a todos los hombres, incluso hoy, porque, según una de las antiguas tradiciones del misticismo judío, ella es inmortal. Ella encontrará su muerte solo en el Día del Juicio. Como la madre terrible y devoradora, intenta dañar a las mujeres embarazadas y robarles a sus hijos recién nacidos. Ella siempre está dispuesta a matar al niño para poder beber su sangre y chupar la médula de sus huesos. Este aspecto de Lilith ya se transmite en los primeros textos, en los que se la llama "la estranguladora".


Existen definidas razones histórico-religiosas y psicológicas por las que el aspecto de la ramera divina y del ánima seductora apareció mucho más tarde, históricamente hablando. Lo femenino siempre aparece primero dentro del desarrollo de la conciencia en la forma de la Gran Madre, que es una figura arquetípica bipolar, en la que contiene el aspecto tanto de la madre nutricia y cariñosa como de la madre terrible y devoradora. La figura del ánima sólo se separó de la figura materna en una fase posterior de la conciencia. Sin embargo, la figura de Lilith tal como la encontramos en la literatura judía no está restringida exclusivamente a la mitología judía. Ella ocurre entre los pueblos semíticos y no semíticos, entre los babilonios, asirios, judíos y árabes por un lado, entre los sumerios e hititas por el otro. Pero solo en la mitología judía ha existido el mito de Lilith durante más de dos mil quinientos años e incluso ha logrado desarrollarse aún más. De hecho, sus radiaciones se pueden rastrear hasta el presente más inmediato: incluso hoy, por razones apotropaicas, las familias judías ortodoxas, especialmente en el este y el sur, cuelgan varios amuletos en la sala de maternidad o alrededor del cuello de la madre y su hijo recién nacido para protégelos de las peligrosas maquinaciones de esta figura demoníaca y de mal agüero.


Las dos caras de Lilith ya habían sido personificadas en la literatura babilónica, en las dos diosas Lamashtû e Ishtar, de las que cristalizó la figura de Lilith. Por esta razón, los he designado como el aspecto Lamashtû y el aspecto Ishtar. La diosa babilónica Lilitû más tarde sufrió varias transformaciones extrañas dentro de la tradición judía. Primero, perdió su carácter divino original y se convirtió en un fantasma del desierto nocturno e incoloro. Para lograr una comprensión más profunda de las transformaciones de Lilith, es necesario hacer una pequeña digresión al judaísmo, y de ahí aún más atrás, a las enseñanzas babilónicas sobre los demonios. A partir de este punto, es posible iluminar los dos aspectos opuestos de Lilith. En la literatura judía, Lilith es uno de los numerosos demonios que se mencionan en la Biblia, el Talmud y la tradición rabínica. Pero incluso fuera de esta literatura canónica, en las obras apócrifas y pseudoepigráficas, en los textos mágicos arameos de Nippur, en la literatura gnóstica y mandaeana, así como más tarde en la mística judía y en las creencias populares judías, Lilith ocupa un espacio considerable.


Los demonios judíos aparecen bajo nombres bastante diferentes. En un momento son descritos como espíritus ( Ruchot ), al siguiente como plagas (Masiqim) y al siguiente como destructores (Chabalim). Se pueden agrupar bajo el nombre colectivo Shedim, cantar. Cobertizo, arameo Shida, es decir, demonios. Los shedim son benévolos y serviciales o, con más frecuencia, peligrosos alborotadores. En general, los demonios que se encuentran con los humanos y tienen trato con ellos son hombres, pero de vez en cuando hay mujeres. De vez en cuando, también, hay duendes o poltergeists, generalmente inofensivos y benévolos, aunque tienen la costumbre de burlarse de los humanos. Es casi seguro que la palabra hebrea Shed se remonta a la palabra acadia Shedû, que a su vez corresponde a la palabra sumeria Aladû. En Babilonia, Shedû era originalmente una deidad predominantemente ctónica que era adorada como un toro con cabeza humana barbuda. Los ideogramas de toro y Shedû son idénticos. Al mismo tiempo, sin embargo, también son los mismos que para Nergal, el gobierno babilónico del inframundo y el reino de los muertos, por lo que se puede suponer que Shedû también tenía alguna conexión con las almas de los muertos.


Dado que el Shedû siempre se representa como un toro alado, es de suponer que, además de su aspecto ctónico, poseía un aspecto espiritual. Frente al macho Shedû está la hembra Lamassû o Lama, llamada Kal en sumerio y a quien los sumerios representaban como una vaca alada. En contraste con el Shedû bastante negativo o ambivalente, Lamassû es siempre un ser amable y servicial. Shedû y Lamassû se erigieron en la puerta del palacio del rey Assurnazirpal, y en su ascensión al trono, el rey Assarhaddonse enorgullecía de haber colocado a Shedû y Lamassû a derecha e izquierda de la entrada del palacio como guardianes de la casa real y dioses tutelares del pueblo asirio. La sumeria Lamassû fue incluida más tarde en el panteón babilónico, aunque al hacerlo, al igual que Shedû, sufrió ciertas transformaciones, porque se transformó en un demonio y se la adoró como la gran y aterradora diosa madre Lamashtû, que ha perdido casi todos sus poderes positivos y características benevolentes.


Extractos de Siegmund Hurwitz

128 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logo santuario de lilith6.jpg

El Sendero de las Diosas Oscuras

bottom of page